martes, junio 04, 2013

Opinión: “Atrás de cada forestación masiva hay agazapada una papelera”, por Lucas Chiappe



Por Lucas Chiappe *

Datos para seguir aclarando el panorama Forestal-Papelero en nuestra Bioregión

Actualmente en el Hemisferio Sur ya hay cerca de 60 millones de hectáreas de tierra ocupadas por plantaciones industriales de árboles. (1)

Aunque la expansión de los monocultivos data de tiempos coloniales, el gran auge de las plantaciones de árboles industriales, es un fenómeno bastante reciente, de los años '60 y '70. Los programas de ajuste estructural impuestos en los países del sur por las instituciones internacionales neoliberales como el Banco Mundial y el FMI aceleraron su desarrollo. A cambio de crédito se obligó a los gobiernos a liberalizar sus regímenes de comercio y ofrecer incentivos y subvenciones para actividades orientadas hacia la exportación... y apoyándose en la supuesta “Revolución Verde” promovida por la FAO y estimulada por las agencias bilaterales como GTZ y JICA, finalmente lograron instalar sus argumentos en ámbitos científicos y académicos e incidir en las políticas de Estado de varios países que, aplicando modelos bastante similares, promovieron en América Latina las plantaciones forestales con destino a la industria papelera. (2)

Según la FAO, la superficie de forestaciones con especies exóticas en el sur se incrementó en más del 50% entre 1990 y 2010, de 95 a 153 millones de hectáreas, y calculan que otros 40 a 90 millones de hectáreas se plantarán antes de 2030.
En Ecuador se promueve en la actualidad la plantación de 1 millón de hectáreas de monocultivos forestales para la venta de certificados de reducción de emisiones (CER) en el mercado mundial de carbono, a través del programa Proforestal.

En Chile los monocultivos cubren cerca de 3 millones de hectáreas, y durante el año 2012, la CONAF (Corporación Nacional Forestal), entró en la fase dos del desarrollo del Plan de Preparación de REED+ en Chile, como nueva opción para incentivar la forestación y manejo del bosque: Se trataría de una nueva alternativa para impulsar la “expansión de especies exóticas” a fin de validar las acciones y propuestas de la Conaf, en relación a los mal llamados “bosques implantados”... como si estos monocultivos de árboles de rápido crecimiento cumplieran la función de: “agentes mitigadores del cambio climático”. ("Transacción de Bonos de Carbono Forestal de Chile (PBCCh) e Iniciativa REDD+").  (3)

En Uruguay: 250.000 hectáreas son de la forestal internacional Montes del Plata, el mayor propietario de tierras del país, que está construyendo otra planta de celulosa en Colonia.

200.000 hectáreas tiene Forestal Oriental (ex Botnia), que gestiona la planta de celulosa de Fray Bentos. 160.000 son las hectáreas que posee la empresa agrícola El Tejar, de capitales argentinos.

140.000 hectáreas tiene la forestal Weyerhaeuser, que fabrica paneles.

En Argentina: se prevé la instalación de nuevas pasteras en Corrientes, Misiones... y no hay que ser adivino para imaginar el destino de las miles de Has de pino que ya se plantaron y se siguen subvencionando en Neuquén, Río Negro y Chubut. Además la Asociación Forestal Argentina (AFOA) proyecta llegar, en 2018, a tres millones de hectáreas. Misiones concentra el 59 % del monocultivo forestal. Le siguen Entre Ríos (11 %), Buenos Aires y Corrientes (ambas con 8 %) y la Patagonia (4 %). Una sola multinacional del sector (Alto Paraná) concentra el 10 % de la tierra de Misiones (233 mil hectáreas). Y es el emblema del monocultivo en la tierra colorada. (4)

¿Por qué a ningún Diputado se le ocurrió brindar un subsidio tan generoso para la restauración de los bosques nativos diezmados por la industria maderera en el Siglo XX?

La Ley 25.080 fue aprobado por el menemismo (1999). Subsidia todos los pasos productivos: Las empresas no deben pagar impuesto inmobiliario por las tierras y están exentos del pago sobre ingresos brutos. Además cuentan con devolución del IVA. Otorga “estabilidad fiscal” por 30 años (cualquier modificación impositiva, que afecta a todos los ciudadanos, no modifica el régimen fiscal de las compañías). En consecuencia el monocultivo de árboles, pasó de 600 mil hectáreas en 1998 al doble (1,2 millones) en 2008. (5)

Es decir que el Estado por decisión de un grupo de Legisladores "convencidos y/o coimeados" por el lobby forestal nacional y por las corporaciones trasnacionales ávidas de trasladarse al hemisferio Sur, ha invertido en los últimos 30-40 años, centenares de millones de pesos (de nuestros impuestos) en la promoción y subsidio de negocios forestales privados... provocando a la vez, la destrucción y desaparición de nuestros bienes naturales más preciosos: Los añosos bosques nativos que hasta hace poco más de un siglo recubrían gran parte de la Argentina; inmensas superficies de pastizales a los que terminan degradándole sus suelos y agotando sus napas de agua superficiales y subterráneas... Incluso se está llegando al disparate de fomentar su implantación en la meseta patagónica ya arrasada por la ganadería intensiva de ovinos y en los humedales más importantes de nuestro país (a los que habrá que drenar con terraplenes)... una locura sólo comparable con la invasión de la soja para alimentar cerdos en China... o la estafa de la minería a cielo abierto aplaudida y fomentada por todos los integrantes de los tres poderes de nuestro Estado "bobo".

Un Dato más para redondearle mis reflexiones a los incrédulos de siempre:
"La ley 25.080 en Argentina vencía en enero de 2009, pero insólitamente fue prorrogada por el Congreso en noviembre de 2008... hasta el 2018... como pedían las empresas nucleadas en AFOA".

"Casualmente en Chile, el Senado está por aprobar la Ley de Fomento Forestal DL 701 (ya votada en la Cámara de Diputados el pasado 2 de Abril), extendiéndola en 20 años: 2013-2032"

Como comenta mi colega Bernardo Reyes Ortiz de la Ong Ética en los Bosques: "Extender por 20 años más los subsidios a la forestación de pinos y eucalipto, equivale a regalarle un jugoso cheque de nuestros impuestos a las grandes empresas forestales para que sigan expandiendo su negocio en otros países y controlando cada vez mayores porciones del negocio".(6)

Obviamente no se trata de "detalles menores' como están tratando desde siempre de hacernos creer "los dueños del negocio", dado que esas son algunas de las razones que transforman estos monocultivos en una plaga que amenaza la propia subsistencia de nuestros bosques nativos...
Y si no lo creen así, les sugiero que crucen la cordillera y contemplen con sus propios ojos la magnitud del desastre forestal chileno y su acelerada pérdida de biodiversidad, a medida que las plantaciones van sustituyendo los bosques nativos originarios.

Imagenes: AIFBN -  mapuexpress.net - Referencias: (1) WRM Uruguay - (2) Amigos de la Tierra (Costa Rica) -  (3) Asociación Ingenieros Forestales por el Bosques Nativo (Chile)  - (4) GRR (Corrientes) -  (5) Darío Aranda  - (6) Bernardo Reyes Ortiz

*  Proyecto Lemu-Epuyén

VISITÁ NUESTRO PERIODICO AMBIENTAL
http://www.bloglemu.blogspot.com.ar
http://www.facebook.com/ProyectoLemu


0 Comentá esta nota:

Publicar un comentario