jueves, agosto 16, 2012

“Breves reflexiones sociológicas a 10 años del inicio de la movilización por el ‘No a la mina’ en Esquel”


Por Maximiliano Masquijo

Observaciones en torno de la terrenalidad de los pensamientos.

a) Habrá tantas historias como relatores haya, cierta  polisemia o plasticidad en este caso no debe espantar, sino, por el contrario, estimular la mente de quienes se afanan por conocer, el paso del tiempo cambia las perspectivas históricas. Las concatenaciones de fuerzas que permitan a una de ellas en determinado momento adquirir más popularidad estará siempre justificada por el sustrato de poder entre grupos y clases en las que se apoye. No existe una verdad por fuera de los consensos sociales.

b) No hay historia posible sin aceptación de ciertos axiomas propuestos o asumidos por el escritor y su audiencia. Estos axiomas remiten a filiaciones  ideológicas de los involucrados.

c) La relación entre neutralidad valorativa y objetividad en  la producción de conocimiento no se agota en el  estático esquema positivista, que prescribe como condición de objetividad la neutralidad ideológica y la distancia imparcial de quien conoce.

Tesis primera. La movilización popular de Esquel está indisolublemente ligada al proceso del Argentinazo abierto a fines del 2001. Lo expresa en su contenido y forma, y representa hoy, en cierto modo, un  inequívoco hilo de continuidad con aquel marco sociopolítico, con sus virtudes y límites.

Tesis segunda. La movilización de Esquel es un proceso revolucionario. Si  revolución remite a “empezar de nuevo”, a “cambio abrupto”;  la experiencia de Esquel constituye una irrupción violenta  de los vecinos  en la historia de su pueblo, incidiendo drásticamente en el curso de su vida social y de un modo antagónico a los planes de las camarillas políticas  en el gobierno  municipal (PJ) y provincial (UCR, antes y PJ hoy). Generando un nuevo espectro de institucionalidad, la asamblea de vecinos.

Tesis tercera.  La movilización social en el Esquel antiminera es policlasista. En ella el nosotros se constituye en torno de la categoría de vecinos, es territorial, mas no contiene clasificaciones por estrato socioeconómico o de clases, asalariados, empresarios, etc.

Tesis cuarta. La movilización anti minera en Esquel es popular  de consecuencias  anti imperialistas y  anticapitalista. A diez años de la victoriosa resistencia popular de Esquel y la región cordillerana a la megaminería está planteado “pensar” cómo sería (hipotéticamente) Esquel hoy -al cumplirse el plazo que las mismos empresas  mineras y el coro de cipallos anunciaban-  en el caso de haberse llevado a cabo la explotación del recurso metálico a manos de capitalistas foráneos. Ese previsible lúgubre escenario de contaminación y saqueo fue impedido por la movilización que objetivamente expulsa  a la empresa capitalista.

Tesis quinta. Periodizando los momentos de la movilización, resulta posible identificar distintas etapas.

Una inicial desde Septiembre del 2002 hasta Diciembre del 2002. Irrupción espectacular y ascendente de la masiva  movilización social callejera, que desborda los marcos instituidos para encauzar legalmente la participación social, bajo la forma de audiencias e informes. Las calles de Esquel se colman de manifestantes opositores al emprendimiento megaminero y es epicentro de   una extensa movilización regional cordillerana. Esta profunda movilización revolucionaria expulsa a la Meridian Gold y le marca la cancha a los partidos en el poder estatal. La consigna programa es No a la Mina.

La ley 5001 y el plebiscito de Marzo del 2003, marcan un hito en términos políticos con un triunfo popular inédito en América y tal vez en el mundo, se  frena a la megaminería antes de que se instale y haga probar al pueblo la pestilente destrucción de sus recetas y procedimientos.

Movilización latente. 2004 – 2010. Durante esta etapa la movilización social no se detiene, la consolidación y expansión del proceso tiene otro carácter, otras vías, las calles salvo  excepciones no albergan multitudinarias marchas con sus clásicos cánticos y escraches. Sólo algunos escépticos y oportunistas consideran que la efervescencia social estaba aniquilada, sin embargo, en esta etapa, en términos de concienciación  y legitimidad social la rebelión anti minera no se detiene.

Movilización manifiesta. Masificación ascendente desde Abril del 2011 (masiva movilización en asamblea y marcha callejera  al Hotel Tehuelche de la ciudad de Esquel que pulveriza el intento de los pro-mineros de instalarse con un disfraz de foro productivo provincial) hasta la actualidad donde la empresa megaminera es ahora Yamana Gold -otra corporación transnacional-  que es resistida concienzudamente por la movilización esquelense.

2 Comentá esta nota:

Lagua Ortiz dijo...

Que bien escrito!!! Me encantó!!!! Felicitaciones, Maximiliano!

Lagua Ortiz dijo...

Me encantó!!! Felicitaciones!!! (Ya lo escribí, pero no sé se salió!! jaja!!)

Publicar un comentario